Temps de confinament, temps de descoberta de tresors

1903

Temps de reflexió, d’endreça i de descoberta.

A casa hem viscut el Tsunami COVID – Omicron, tres dies complicats amb febre molt alta i molt mal estar, pero ja ho diuen cap al 3er dia la cosa dóna la volta. No ha estat fins al 4rt que he vist un gir a la situació i m’he aventurat a una lectura pendent. He recuperat un lllibre que em va regalar una gran dona, gran mare, gran filla i gran amiga. Una reliquia del 1903; he de confesar que em feia una mica de pànic llegir-me’l, però sabia que al fons hi podria trobar alguna cosa interessant, per això n’he fet un petit resum per si es del teu interés.

Val a dir que en cap moment nombra el nom de la llevadora, i ben poc del obstetra. HI posa molt protagonisme a la dona, he de dir que m’ha agradat, però el manual, tal i com diu el títol, va dirigit a practicants.

Aquí en teniu un petit resum, l’he fet amb castellà tal i com està redactat al mateix llibre.

Ha habido cositas que he anotado las cuales os voy a compartir porque me han parecido un tanto curiosas:

  • Las náuseas y los vómitos tan frecuentes en el embarazo, se combaten ventajosamente con el vino blanco, los licores fuertes, el champagne, las gotas amargas, las inhalaciones de oxígeno, los preparados de opio y otros medicamentos.
  • Hay un punto que habla de la higiene Moral y pone: “teniendo en cuenta el carácter excesivamente impresionable de la mujer y la mayor susceptibilidad del sistema nervioso, conviene prestar atención a la parte moral de la mujer que se encuentra en estado de embarazo con el fin de dirigirla y modificarla de un modo favorable.
  • La contracción uterina es involuntaria, es decir, independiente de la voluntad; de modo que la mujer no puede evitar, modificar ni provocar. Las emociones morales suelen a veces suspender la contracción del útero.
  • No todas las mujeres sienten los dolores de parto con igual intensidad; algunas paren sin vestigio alguno de dolor o sufriendo débiles dolores; pero al lado de estas mujeres privilegiadas, que por desgracia son las menos, se encuentran la mayoría de ellas para quienes la intensidad de los dolores es tal que las hace prorrumpir en gritos y gemidos acompañados de llanto más o menos angustiosos.
  • Respecto la dilatación del “orificio uterino”: poco a poco este orificio presenta una abertura apenas perceptible, hasta el punto de no dejar pasar la extremidad libre de un dedo, va aumentando de diámetro y alcanzando dimensiones de una moneda de 50 céntimos, de una peseta, de 2 pesetas, de 5 pesetas, etc…hasta llegar a adquirir el diámetro de la palma de la mano y aún algo más.
  • SE debe de evitar en todo momento presionar con el tacto bruscamente para evitar que se rompa la bolsa de las aguas. Cuando se practica el tacto estando tensa la bolsa de las aguas, o sea en el estado de la contracción del útero, conviene evitar que el dedo que tacta ejerza la presión sobre dicha bolsa para evitar que se rompa, pues la rotura prematura de ella dificulta la dilatación del orificio uterino, y por consiguiente prolonga el parto.
  • Habitualmente la rotura de las aguas se produce cuando la dilatación del orificio uterino ha llegado a ser completa, la bolsa de las aguas se rompe por no tener la resistencia necesaria para sufrir la presión del líquido amniótico, impelido por la contracción uterina. Si se rompe se utiliza la uña del dedo índice o un tallo de ballena redondeado.
  • No es necesario hacer la palpación a la mujer acostada, se puede practicar el tacto estando la mujer de pie, para la cual basta que se apoye en el borde de la cama o en un mueble y separe los muslos.
  • Cuando se permanece al lado de la mujer, conviene ser muy sobrios en el tacto, practicándolo las menos veces posibles, con el fin de evitar las causas de infección. El practicante se limitará pues a animar a la mujer, a recomendarle que tenga paciencia y hacerla comprender que los dolores son necesarios para que transcurra el parto.
  • Por regla general las mujeres prefieren estar de pie o paseando por la habitación, porqué así tienen mas dolores y creen que el parto avanza con más facilidad i rapidez.
  • En efecto permaneciendo de pie, la cabeza fetal se apoya más sobre el segmento inferior del útero y las contracciones son más frecuentes y cortas.
  • En ningún momento nombra la episiotomía, ni de desgarros.
  • La mujer puede parir en la postura que se sienta mas cómoda, explica la postura lateral, la define como posición sobre el lado izquierdo (procedimiento ingles).
  • Respecto la ligadura del cordón: Entonces ya se discutía el cuándo. Algunos opinaban seccionarlo al nacer, los otros a partir de cuándo el bebe hacia la primera respiración y otros hasta el cese del latido.
  • Respecto el cuidado del bebé, algunos niños se les ponía unos pañales de ropa unas horas del día y las otras ya de bebes se les acostumbraba a ponerlos en el orinal aproximadamente a partir de los 2 o 3 meses
  • Respecto el dormir: Después de vestido el niño se le debe acostar en su cama, de ningún modo en la misma cama de su madre, porque si bien es cierto que junto a esta encuentra un calor suave que le favorece, en cambio tiene esto el inconveniente de que el niño respira las emanaciones de la puérpera y el peligro de que esta durante el sueño lo lastime, lo tire fuera de la cama o lo asfixie.
  • Respecto el baño del bebé: es conveniente bañar todos los días al niño en agua a 30-32ºC, bajando cada día un poco la temperatura del agua hasta acostumbrarle insensiblemente al baño frío. Este baño cotidiano tan solo debe durar unos dos o tres minutos.
  • Respecto la alimentación: por regla general el niño puede permanecer 6, 8 hasta 12 horas sin tomar ningún alimento puesto que en las horas que siguen a su nacimiento no hace más que dormir y no siente ninguna necesidad de hambre, depende de la hora del día que se haya efectuado el parto y según el estado en el que se encuentre la mujer.
  • Es censurable por todos los conceptos dar de bebe al recién nacido agua azucarada, agua de arroz o cualquier líquido análogo; pues la ingestión prematura de líquido provoca a veces náuseas y vómitos; además se le apaga la sed y no siente necesidad de mamar cogiendo luego el pecho con menos afán.
  • Es muy clara la pérdida de peso del recién nacido que recupera al octavo o noveno día.
  • Las causas de las grietas son los vicios de conformación del pezón, la falta de limpieza del mismo al final del embarazo, la exposición al aire del pezón húmedo y las tracciones i presiones ejercidas por ciertos niños sobre el mismo.
  • Existen varios remedios para las grietas, uno de los más utilizados cuando le producen a las madres vivos dolores, se recomendaba embadurnarlas 5 minutos antes de dar el pecho con una solución de clorhidrato de cocaína al 5% dejando sobre la grieta un poco de algodón hidrófilo empapado de la misma solución y antes de poner el pecho al bebé limpiar el pezón con agua hervida.